lunes, 24 de noviembre de 2014

Son-eto

Sentados en el bordillo
escuchamos el poema
la palabra casi eterna
la voz en un hilo

Y los niños corretean
entre cubos amarillos
traen recuerdos antiguos
juguetes de arena

Los miramos entre los versos
como vigilantes de sus ojos
que se cierran en un sueño

La luna en un cielo roto
recitaba poemas lentos
como los pasos de un loco