martes, 25 de octubre de 2016

El dolor de los dioses de trapo


lunes, 17 de octubre de 2016

Y no me digas

San Isidro
27-III-05

Y no me digas
que te duelen mis palabras
como la soga de los sueños
en torno a la madrugada

Y no me cuentes
la ruta del alba
ni me recorras el tiempo
como un dios de palabras

Para qué querría yo
tu viento sin miradas
ni el abrazo de tu cielo
sin metáforas de almohadas

Para qué sentiría
tu mundo en mis mañanas
si despierto en la noche
me ofreces la nada

Pero vienen del norte
promesas de escarcha,
escalofríos de tiempo,
recuerdos de varandas

Pero me traes almendros
y vientos de persianas
y un beso de dioses pequeños
que deshacen mi cama

viernes, 14 de octubre de 2016

Sueño repetido de víspera de cumpleaños


ZAM 17/III/05

Nunca llegan a su hora
los trenes de los sueños
de cumpleaños
pero tampoco caen
a tiempo
las hojas de este otoño
casi veraniego
que no acaba de llegar
por miedo al invierno

Esperamos en andenes
o en muelles de espuma
la llegada de las goletas piratas
en abordaje de escaleras
y remontamos el sueño
a golpes de lluvia
en los bordillos
de las aceras

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Me traes la palabra justa

SAL 15-III-05

Me traes la palabra justa,
el gesto perfecto,
y yo sólo sé
romper este verso
para que no me acuses
por no esperar
que amanezca la madrugada.

lunes, 19 de septiembre de 2016

Ese mundo que entra

                                                             SAL 15-III-05

Ese mundo que entra
a trompicones
cuando las paradas de autobús
brotan de los desagües
atestadas de sueños
en espera...
Esa palabra que se escribe
en el límite de la hoja
donde puede existir
un vacío
o una multitud
de dioses de paja
y hadas de lluvia en los cristales...
Ese cielo que se refleja
en los trigales
porque soñamos con volver,
con estar allí:
un mundo de palabras desnortadas
y labios aplastados
como corazones de amapola
tras el cristal.

... pero aún te recuerdo... todavía
vivías en la buhardilla de tus ojos
y me enseñaste la ruta de las cigüeña
a cambio de un ramo de narcisos (como yo mismo)
una noche que quiso
olvidar
al llegada de la primavera.