viernes, 30 de enero de 2009

Llueve

Para Rocío,
en el dolor de las noches
no-insomnio

Llueve.
Me duelen las pupilas
y los arcoiris que miran
los muros de cemento.
Las gotas caen sobre la ventana
formulando una persiana
que diluye los gritos
de la córnea recién arrancada.

Llueve.
La noche cae sobre esta ciudad
que lucha contra los años.
Ciudad de mundo y vida
que muere en cada piedra.
La noche carcome mi mano
entre la roca que se endurece
en mis sueños.

Llueve.
Los dedos se estiran
para buscar esa lágrima que cae por la mejilla del amanecer.

Y el cuenco de la mano
recoge la dureza
de las hienas escondidas
en el cabellos de los hombres
calvos.
Esas mentes limpias
Esas lágrimas
Esos brillos
Y esa muerte que trae la lluvia
a mis ojos cuando lloran
por las lágrimas que la luna
derrama sobre la tierra sedienta.

jueves, 29 de enero de 2009

Ríe

Ríe
Porque aún nos queda la risa
Descubre las manos recién nacidas
Son un horizonte de torcaces
Que sonríe sin labios

Salta
Alegra el músculo más oculto
Para que tu son-risa
Traiga canciones sin letra

Tiembla
Donde los dientes ya-no-son-nieve
Las manos amanecer perdido
Los hombros dolor en la pupila
Las tempas recuerdo en las sienes

Ríe
Nadie sabe nada esta mañana
Ni siquiera soplo del viento
Ni siquiera mis dedos estriados
y las pestañas en progresión

Salta
Desde el trampolín de mi tristeza
Recuerda la risa que no conoce el viento
Ni los viejos de la belleza
más nocturna.

miércoles, 28 de enero de 2009

Entre pólvora y magnolias

Entre pólvora y magnolias
se escriben las líneas de la arritmia
que nos llevan al abrazo
y al desequilibrio del abrazo
cuando las manos tiemblan.

Con las flores del pecho,
sin sus pétalos de sexo,
y con las pestañas de los muertos
construiremos una escalera
sin techumbre
sin recuerdo.

Porque entre pólvora y magnolias
nos queda la esencia de las caracolas
con su lentitud de banderas
y recuerdos salados
por los caminos,
por los cuerpos
que no traen el cansancio
de las formas del ángulo recto,
ni las cigüeñas,
ni los ataúdes,
ni lo besos.

Con los versos de las flores
y la maldad de la memoria
se destilan los silencios
sin tinta ni escritura
donde los trenes no tienen sirenas
ni las uñas la fórmula del silencio.
Porque me como las flores del mal
y los perritos de lunas.
Porque me queda una mano
para ahogar mis recuerdos.
Porque el beso es beso
y los labios encenizados noche enlosada.

Después perros aún pero vale
inercia silencio y acaso precipicio tú
silencio ahora ladra
devuelve
vomita
trae
muérdeme
sangre
blanco

sin ti
ni
tu
silencio.

martes, 27 de enero de 2009

NIGHTS OF BLACK COFFEE

Cuánto os he amado...
Cuánto os he odiado...
Venís sin silencio ni cordura
e inundáis las mentes de tristeza
para amargar sentencias y mentes
que no dejan su alma en las cosas.

Queréis vaciarme la alegría
y enloquecerme en el vacío de las piernas
pero aún me quedan los sueños
y los versos de mis esperanzas.

Sí, nights of black coffee,
nunca os he dormido en las cloacas,
nunca os he besado en la niebla,
siempre he muerto en vuestros amaneceres
;siempre he destruido mi boca.

Sí, nights of black coffee,
aunque no tenga sentido
prefiero la blancura de mi mente
y la indecisión de unos labios
que se rompen
donde no queda nada.

lunes, 26 de enero de 2009

POEMA PARA UN AMIGO PINTOR

Yo podría haber
difuminado sus ojos
en un horizonte tan
desconocido e incierto
como el resto de su cuerpo
y mis manos
habrían deformado
la perfección oculta
tras su mirada.

Tus manos
forman una línea
en el horizonte
y surge la fotografía
del muro de cemento
que habían levantado
alrededor.

Tus manos le enseñaron
un mundo nuevo,
decrépito y depresivo,
alcohólico y borracho
al mismo tiempo.

Y tu pecho
vomitó suspiros
que se habían clavado
en las venas
burbujeantes.
Y tu boca nombró la vida
mientras su voz
desaparecía
al otro lado,
dejando junto a tu oído
la ausencia que en mi pecho
abandonó el cisne.

Pero los amaneceres
sólo se rompen
en mi cuerpo (por las mañanas),
y tu nombre puede
hacer surgir del cemento
los ojos y las manos
que se unen
como versos
en la blancura.

viernes, 23 de enero de 2009

Desierto

Desierto.
Almas carcomidas por el cielo
y palomas recortadas en taludes
buscan más soledades
desvaídas
donde aniden sus pensamientos.

Desierto.
Cinco mil almas de silencios
y 20 procesiones de oscuro
describen círculos sin radio
donde el calcio es catecismo.

Desierto.
Desbocaré cimientos y juventudes
y volviendo con bazucas
sobre castillos
construiré versos sin fronteras
y pasillos de muerte hacia la cumbre.

jueves, 22 de enero de 2009

TÁMESIS

Podría romperme la boca
para llorarte
y las lágrimas
saldrían entre los dientes
como chorros de sal.

Mi boca rota en la
des-em-boca-dura
del Támesis que (hacia el norte)
me arde en las venas.
Mis manos dinamitadas
por el tacto de los besos
desaparecidos.

miércoles, 21 de enero de 2009

Arropado en mis sueños de no-estrellas

Arropado en mis sueños de no-estrellas
quise huir de una ceniza
con versos de silencio
y lágrimas construidas en taludes
que no sabían de los olvidos de las auroras
ni de los aullidos de las cortezas.

Arropado en mis cuentos de tristeza
vi una canción sin sentido
con tempestades despedidas con la mano
y suspiros destruidos en silencios
que me llevaban a la pérdida del recuerdo
y, sin saberlo, al deshielo de la conciencia.

Estriado por pensamientos más cansinos
me fui arrojando a despedidas
con las que des-construir una melodía
que des-truyese mis manos más lineales
y los recuerdos de aquellos verbos sin abismo.

Estriado en fallas sin tirolinas
ni música sin corcheas
ni pentagramas que dividen azoteas
y tejados
en ciudades inundadas por la lluvia
y adioses derruidos con la mano,
repté sobre mi propia adolescencia
para buscar un verso sin sentido
y una palabra de cielo hasta la cumbre.

martes, 20 de enero de 2009

Bruselas es...

Bruselas es el número 34, rue de Treves,
una ventana y una cama
y, un poco más arriba,
los fogones del infierno
y el plomo del tejado.

Bruselas es una habitación
sobre el Café de l’Yser,
donde las manecillas
se vuelven manos, manazas,
al apretar el cuello,
mi cuello.

Bruselas es una plaza
adonde dan las terrazas del mediodía
para el canto comunitario
del sandwich y de la pureza
de las calles recién regadas
por la suciedad de las alcantarillas.

Bruselas es, sin embargo,
un verso que no termina
en los labios de una niña
que acaba de abrir los ojos
a su propia sombra.

Sí, Bruselas, esa Bruselas
donde los niños hacen pis en las esquinas,
donde los pájaros toman las plazas
y los loros se ríen del frío
;esa Bruselas que me enseñan
los dedos de una niña
que se olvidó de crecer.

Bruselas es ella,
chiquilla y ya más de veinte años,
luminosa y soleada tras su pelo
y abrupta por los versos
que no brotan de la tristeza.

lunes, 19 de enero de 2009

SARAJEVO

Aterrízame ahora sobre tu costado
donde vuelves cada noche al silencio de las madrigueras.
Desvísteme con tus ropas de-ya-no-sin sensaciones,
con los oídos sordos por el viento.

Desnórtame en el centro de tu tristeza,
aeropuerto sin aire en las velas.

Nueva York ya no tiene estatuas
y los ángeles dorados invaden los patios.

París derrama un corazón-tan-blanco
en la prostitución de su grandísima entrepierna.

Berlín ya no tiene muros para las lamentaciones,
todo se vuelve desolación en aquellas frentes.

Londres donde el Big Ben es el Big Bang
y el mundo se destroza en las carreteras infartadas.

Roma se inclina tras San Pedro
para ocultar sus labios de crema restañados.

Ginebra se pierde por las manos del trigo
que aún no ha llegado a las astillas de la lengua.

Moscú bebe sus propias nieves sin cordura
y te da, Sarajevo, el beso de las monedas.

Y tú, Madrid, siempre Madrid,
ya no tienes ni los ojos ni los dedos
de las macetas
;ahora sólo queremos sus coronas
y la cibeles manca
que no tiene lágrimas de tierra y trigo
que llegan a las bocas
ternura
calor
y
tiempo
en las que los gritos no tienen letra
ni las palabras más sentido
que el dolor más desnortado
de los ojos y
de la meseta que se nos clava
en el
pecho

domingo, 18 de enero de 2009

SREBRENICA

Buscamos los nombres de las señales
pero ya no quedan bocas que griten la tristeza
;todo himnos, sólo himnos.

Buscamos la tierra que coma nuestras cabezas
pero ya no existen los cristales
;todo himnos, sólo himnos.

Buscamos la belleza de los ojos sonreídos
pero ya no viven los dinteles del viento
;todo himnos, sólo himnos.

Buscamos el desierto de los fusiles
y hayamos la abundancia de los pechos hendidos
;más himnos, muchos himnos.

Buscamos los gritos de los niños
y todo era un maná en una llanura de sangre granizada
;más himnos, muchos himnos,
muchos, muchos más himnos.

viernes, 16 de enero de 2009

Mostar

Deja que te escriba un poema
desde el dolor de la distancia
;que con estos versos tu pena
se clave en nuestra conciencia.

Porque tus manos quieren huir de tus brazos
hacia ese sol que se aleja en la niebla
;porque has llorado con las manos vacías
y las lágrimas de esperanza llenas
;por todo eso deja que te escriba un poema.

Quiero hablarte, sí a ti, de la luna
y el amor que siente hacia las estrellas
;del sol y el dolor de sus hijos
;de la hermosura que se hunde en esta guerra.

Quiero cantarte que ya no hay sangre,
que el cemento todo entierra...
pero no, no mentiré: sólo hay odio
que ataca tus mejillas antes sonrosadas
;sólo hay frío que muerde tus pantorrillas
;sólo hay lobos que hielan tus manos
;sólo hay dolor en la distancia
y trenes que se alejan llenos de caridad.

Pero no, no mentiré, tú, sí, tú,
ese soldado que acaba de matarme
aquí, en Mostar, deja tu arma y entiérrame
;los niños me amaban, ¡qué tu los ames!
Pero no, no mentiré, tú, sí, tú,
con tu gorra azul y tu bandera,
dame tu mano y muérdeme en el cuello,
desángrame una vez más y
rásgame la yugular de oeste a este.

------x-----x---x---x-------x-------
Después ya sólo quedará el silencio. (Hierros retorcidos)
Después ya sólo quedará la planicie. (Chirridos de niño) Después ya sólo quedará un campo. (La Muerte con disfraz Después ya sólo quedará lo que ya haya huido. de campesino)
Después ya sólo quedará un poste, un nombre
y una carretera que acaba en la nada
de la guerra: Mostar.

jueves, 15 de enero de 2009

Y no era un tarde que predijera

Y no era un tarde que predijera
la llegada de la aurora boreal:
fue cayendo hacia poniente
mientras los destellos herían con napalm,
con neutrones y protones, núcleos,
átomos inmedibles que
como corazones vagaban rotos
en una noche intangible.

El Sol llegó a una palmera
e intentó la pirueta entre los cuerpo.
Un cuchillo cortó la evolución funambulística
del rayo solar.
Un hombre perdió la vista en aquel momento.
La luz desapareció en aquel bosque de palmeras.
La inquietud selvática estalló
en los cuerpos donde el odio habitaba.

Una detonación
..., cae una flecha ante los labios entreabiertos de un niño
que no llora.
Un verso
..., acusación que brota de la lengua
que acaricia la rosa.

miércoles, 14 de enero de 2009

ASESINATO DE LA GAVIOTA

Dime dónde irán los besos
de los horizontes que estallan sobre la pupila
;dónde quedarán derrotas
que no siembren de blindajes la aceras
;dónde versificaré mi crispación
para que las casas olviden el cataclismo.

Yo, que no tengo fuego para mis manos,
que veo las bocas babeantes y bobaliconas sobre las lápidas,
que restriego angustias y soledades,
me hundo en la distancia
de un beso no detonado.

Pero ellos también mueren.
Y por eso su sangre no es más agradable.
Han quemado sus pieles con blancura
pero los insectos del dolor
han gritado a gritos nuestros nombres.

Porque todos también morimos
y nadie ama más un verso retirado
que el niño que no llora,
el hombre que solloza y
la anciana
que ha dejado entre las piedras
enterrada una paloma
que robará de los cabellos
una rama de estrellas
desde el beso del horizonte
donde las ondas de mi pelo
traerán desierto a las farolas.

martes, 13 de enero de 2009

DIÁLOGOS DE LA NATURALEZA CREADORA

Y dijo la brisa:
- Démosle al hombre
el nombre de vida,
árbol, cuerpo, alma, hiedra,
muerte.
Dejemos correr su cuerpo
entre la hierba
;sus manos
por
el cuerpo
que no descansa.

Y dijo la lluvia desde
su trono de algodón azucarado:
- Démosle al hombre
su propio nombre de guerra,
nacerá suspendido en el aire
y morirá en medio de la vida,
entre dos cuchillos
que se cortan entre sí.

Y respondió a ambas el
trueno que dejó el relámpago
de aquella noche de verano:
- Castiguémosle con
el amor,
que la muerte muera
muerta
ante sus nombres
y la vida deje
en sus labios
el nombre de
las cosas.

sábado, 10 de enero de 2009

Dibujar una sonrisa

Dibujar una sonrisa
para que tus labios
parezcan menos pálidos
desde este sueño que me seca
en el norte de mis venas.

Soñar una sonrisa
y dejarme huir hacia una
luna
que se niegue a besar al
sol.

Entrenzar una sonrisa,
porque quiero morirme,
porque no me quedan labios,
porque deseo huir y
han desaparecido las vías
y los trenes.

Destruir una sonrisa
y después besar los restos
de carmín,
para que no puedan quedar
labios
que robe la noche
desde su tumba de cemento.

viernes, 9 de enero de 2009

Versificar los montes

Versificar los montes
y poetizar las carabelas
que surcan retales de silencio
silenciados por los susurros
de tus latidos.

Rimar las copas
y encabalgar desmanes
ilusos y embaucadores
que desde mis sueños
inspiran poemas sin nombre.

Descorrer palabras
y descarrilar versos
para que no quede en pie
ni una tapia de desamor enamorado.

Descontar latidos
y soplar carabelas poéticas
que dejan un ronsel
de soledades despedidas
con la mano.

jueves, 8 de enero de 2009

Destruir un verso para construir un poema

Destruir un verso para construir un poema
Descomponer un sueño para predicar una derrota
Desvestir una torre para revivir un desengaño
Desvelar una estrella para avistar un estruendo

Pero siempre llevar las manos en recaída
Pero siempre traer ojos en ausencia
Pero siempre volver vientos en presencia
Pero siempre ir soledades en retirada

Y nunca besar más ocasos
Y nunca pestañear más colores
Y nunca guiñar más desvelos
Y nunca señalar más silencios

Después romper un brazo abierto
Después rasgar un hálito errante
Después rugir una mirada dormida
Después destruir un verso para construir un poema

miércoles, 7 de enero de 2009

ATRACCIÓN III

Atraigamos (una vez más)
la belleza, esta noche
;donde los labios se cierran
y aparece la luna retirada
;donde la flor piensa
en la primavera y
el árbol en su futuro
caído a los pies
de la mañana.

Atraigamos (una vez más)
la belleza, esta noche
;pintemos sobre el horizonte
una banda de cabellos
entrelazados al sol
y la luna
;donde el futuro pierde
su nombre
y la vida se une a la muerte
;construyamos un palacio
de sueños y
castillos de
muerte inmensa
para nuestras venas.

Atraigamos (una vez más)
la belleza, esta noche
;sostengamos
un cisne
sobre los hombros
que muera cada mañana
;besemos las hojas del sauce
y los pétalos del nenúfar
para que nuestra
sangre
se pueda destilar
entre los pechos
de la madrugada.

lunes, 5 de enero de 2009

ATRACCIÓN II

Atraigamos (una vez más)
la tristeza esta noche
y con latidos sobre tejados
sembremos las semillas del fuego.

Atraigamos (una vez más)
las descargas de silencio
para que aún queden desiertos
donde despeñar amaneceres.

Atraigamos (una vez más)
las tormentas del amanecer
para que los rayos nos claven
toda su tristeza
despedida con un aullido.

Atraigamos (una vez más)
el sol con ojos no-ya-cerrados
y versifiquemos nuevos limoneros
que lleven más niebla
a los ojos de las azoteas.

Atraigamos (una vez más)
la tristeza esta noche
y con versos sobre auroras
recolectemos los frutos de mis cenizas.

viernes, 2 de enero de 2009

ATRACCIÓN I

Atraigamos la tristeza
en estos días nublados
y con acero sobre las ventanas
creemos un cielo de muerte
que rompa los costados de la luna.
Veamos los tejados ondulados
por los cuerpos suspendidos
de las bombillas luciérnagas
que dejan brillos de amanecer
en el horizonte de las manos
paralelas.

Los pies buscan la perfección
del ángulo obtuso y
la regla de las jirafas
con su cuello en ocho.
Los labios de las ostras
y los mejillones que vuelan
sobre sueños de magnesio
y calcio.

Atraigamos la tristeza,
una vez más,
sobre las camisas blanquecinas
que ondean en el asta
de este toro
que arrastra la paloma
recién atragantada con ese
tronco de libertad.


Veamos los cajones del recuerdo
en ese bólido que planea
sobre el subsuelo de las mentes
y robemos las greñas
de las cabezas de esos calvos,
que no piensan.

Los hilos han unido
la muerte y el nacimiento
en un planeta sumergido
en ese agujero negro del
amor.

La tristeza vuelve a las mentes
y la araña atrapa
las lanzaderas espaciales
que huyen de los gritos del ocaso.

¡Tomad mis manos entre los dientes
y descargad vuestro dolor
sobre mis venas, rasgadas,
que os ofrezco!

¡Traed toda vuestra negritud
y manchad la limpieza efímera
de mi alma!

¡Volved con cañones de verdad
y futuro
sobre vuestras mentes
y volaos la cabeza!
Éste será vuestro único recuerdo:
la mente diluida en un cañonazo,
una detonación sorda,
la vuelta al vientre,
un giro,
un golpe sonoro en el suelo,
dos ojos que miran al techo...
y se cierran.
Adiós.