viernes, 27 de febrero de 2009

Si después del verso

Si después del verso
te queda algo más que una escalera
quizás encuentre un deseo,
una polilla en el alfeizar
o una noche raída
que me traiga
la esperanza de la primavera.

jueves, 26 de febrero de 2009

Todo empieza con un beso

Todo empieza con un beso
como si las mareas vivas
desenterraran los cimientos de la sal
que nos mienten un origen
y una mentira.

Después llega el viento
y una mano con aspereza de lengua de gato
con su caricia de girasoles
y mi temblor de ola en rompiente
que se desliza por tu cuello.

Más tarde buscaré tu pregunta
o la respuesta en tus ojos
pero
ahora, aquí mismo
(en este instante),
busco la simiente de cada verso
allí donde la dorsal de tu sueño
me vuelve a mostrar
la ruta de los cometas,
de las fórmulas de olvido
y de los pechos hendidos
con sus meandros
y deltas
asulagados.

miércoles, 25 de febrero de 2009

Te recuerdo caminando a mi lado

Te recuerdo caminando a mi lado,
haciendo equilibrios en las aceras,
y yo te guiaba cada paso
con un ademán de corriente submarina.

En las ciudades, nos obsesionamos con las esquinas,
nos hacemos jirones en los ángulos,
nos desnortamos bajo los balcones y las farolas,
cuando llega la hora de hibernar.

Te recuerdo ascendiendo una escalera,
mirando el pasamanos con miedo de tocarlo,
y yo te asesinaba en cada peldaño
con una caricia de papel de lija.

En los apartamentos, nos desnudamos con lentitud,
nos envolvemos en cortinas y persianas,
nos descorremos como sábanas al clareo (cualquier mañana
cuando llega la hora de despertar. de sábado)

Te recuerdo enredada en mi cintura,
perdiendo el equilibrio de ser dos,
y yo te desencontraba en los pliegues de la escalera
con un último verso
que se prolongaba en tu cuerpo
como un escalofrío.

martes, 24 de febrero de 2009

Me extiendo sobre la cama

Me extiendo sobre la cama
esperando el guiño de la mancha de humedad
mientras el mar me moja los tobillos
y el viento me desvela el hueco de la escalera.

Hay casas que se empiezan a construir por el sótano
y hay casas con olvido de ventanas
igual que hay torreones de silencio
y hay olas rebosantes de espuma y bramidos.

Me rompo en el resorte del colchón
recordando la caricia de la nieve recién manchada
cuando la playa me entierra bajo el cielo
y las gaviotas me enseñan las huellas de mi sexo.

(Algunas veces abrazo tanto tu cuerpo
que de tanto amarme me desencuentro;
en ocasiones rompo el espejo a puñetazos;
en busca de los ojos que me enseñaron;
casi siempre me desbordo sobre la almohada
como el niño que se busca en el espejo.)

lunes, 23 de febrero de 2009

Llegas preguntando la hora

Llegas preguntando la hora
como si el escalofrío,
ese destello tras tu nuca,
no fuera sino mi miedo extendido
que recorre el arco de tu escalofrío.

Te arrebujas junto a mi nombre
y mis manos hablan de montañas
y carreteras y escaleras;
escribo el verso en tu cuello
y la saliva de la pluma
se seca cuando soplo tu sombra.

Me guías hasta el vacío del dolor
como si mi mirada,
ese escalofrío de tu piel,
fuera algo más que el deseo
de haber estado allí siempre ya antes.

viernes, 20 de febrero de 2009

Mano a mano con Jose Lobato

en el poso de la taza
de tu jarra de cerveza
en esta oscuridad
alcohólica
despierta y anochece
en este fondo
en este resquicio


------------------x ------------------x ------------------x ------------------x

te niego de parte a parte
como un verso
o como haberte escrito
y recordarte
y ahora
aquí mismo
en este instante
(... y la música
de fondo)

------------------x ------------------x ------------------x ------------------x

Angie,
recuerdas el fondo de mi
taza
la música (en ese fondo)
tu vida líquida en mi
interior
la dama te quiero
Angie
no olvides beberme
ni evaporarte.

------------------x ------------------x ------------------x ------------------x

Hay un verso
escaleras sin descansillos
200 músicos sordos
que tararean mi tristeza
y un amanecer sin sueños
con asfalto reflejado en los ojos

de 20 en 20 pájaros de niego
y la luz eléctrica derrotada
(y ojos)
Ahora, aquí mismo,
en este instante.
------------------x ------------------x ------------------x ------------------x

Yo me sigo perdiendo

por los caminos que llevan
a ninguna parte
pero me he propuesto encontrarte
Tú y Yo
nos perdimos
el uno del otro y de nosotros mismos
en la bruma,
sabiendo tan bien el camino.

es en tu cuerpo de seda....


en el tumulto
no veo a nadie
sino veo a todos vosotros

------------------x ------------------x ------------------x ------------------x

y están todos cerca
tan lejos
que me pregunto
todos estamos en ese barco
ese barco a la deriva
que me lleva hacia
ninguna parte
y al mismo tiempo
hacia todas las partes.

Ven, conmigo, ven
y dime
es mía quién quién
es ¿esto lo que deseas?
porque yo deseo
yo quiero
y sólo quiero estar
contigo
con vosotros
quiero que mi esencia
siempre permanezca.

------------------x ------------------x ------------------x ------------------x

Lo preguntas
como si la respuesta
la de las gaviotas y las mareas
importase

Respondo desangrándome en este verso
y un poco más al norte
te hablaré de azoteas,
de recuerdos,
de noches sin sensaciones,
donde el orgasmo es verso

Y si vosotros tenéis preguntas
habitadme de interrogaciones

Este verso, el que escribo,
habita todos los recuerdos.

------------------x ------------------x ------------------x ------------------x

Todos mis recuerdos
se acumulan en uno solo
todos vosotros
se acumulan en un solo centro
y sin eso
¿qué soy?
nada
la nada, la nada que
me persigue
a través de todo
a través de ti, de él, de
vosotros
quiero ser eso
y eso siempre es ti
y ti siempre es eso.

------------------x ------------------x ------------------x ------------------x

Sintigo

habitar este recuerdo
que ya he olvidado
en espuma de cerveza
y verso que sea auténtico
aunque no mío

xxxxxxxxx

qué bien escribes coño!
y eso adivino que hay algo
más allá, del allá
y por eso quiero tomarme esta cerveza
para mí y para ti
para que por un instante
esa espuma sea la
espuma de tus labios

------------------x ------------------x ------------------x ------------------x

Y en el mapa que es tu cuerpo
voy a tatuar
con mi escuadra y mi compás
la memoria que ya se ha ido

En la almohada,
otra vez sola,
cuando las estelas de la espuma
emergen otra vez
sobre la piel dormida
de los delfines

Solo, tan solo,
en el dulce sopor
de un discurso imaginario

xxxxxxxxxxxx

y me dejas tan sola
tan desnuda
tan sola y tan desnuda
me acerco a ti, tan solo
y los dos, tan solos y tan
desnudos nos acercamos
a algún lugar muy lejano
donde lo lejos es cerca
y lo cerca es aquí y ahora
quiero, siempre ser esa
mujer que te escucha y
quiero ser yo
porque yo es
ser yo de verdad.

------------------x ------------------x ------------------x ------------------x

introducir, hablar primero
cuando todo lo habéis dicho
ya.
romper el himen de sombra
y besar el sexo de la ostra
salado y ácido como el
coño
de una virgen
que grita en el orgasmo
de todas las playas.

------------------x ------------------x ------------------x ------------------x


Si no te lo cuento

no me hables de tintas
ni raíces

Te ofrezco un sueño
como crema de cerveza
o mejillón entreabierto
como sexo de cerveza
fermentarás en mi boca
tu dulzor amargado
amarguras de vida
olvidadas harán
de este barril
burbujas rubias
un sueño

(otra pinta)

------------------x ------------------x ------------------x ------------------x


(Después del aeropuerto)

Buque amarrado, dices
almas aparcadas, (presiento)
y es que en este aeropuerto
en el que los tréboles vuelan
y las gaviotas beben de tus aguas
ancianas, celtas.
Lluvia, caricia, semen de la tierra,
horno en tus olas
el motor de tangentes
ísola caliente y manos sobre
mi espalda.
Desde aquí te escucho y espero,
como marea de costas sin geografía
abruptos corazones
espinas sin rosa
tréboles de gaviota
corazones de buque
(a la deriva).

------------------x ------------------x ------------------x ------------------x


En esta apoteosis de felicidad
yo quiero darte, madre,
la morfina
que cure tu cuerpo.

El que me dio el mío,
el dolor
que más te duela.

Dime, madre,
cuál será mi última luz,
tu voz primigenia.
Por los árboles, tú y yo.
Como aldaba
que golpea al infinito.

------------------x ------------------x ------------------x ------------------x

Algunas veces
el verso nos desteta
como una madre
y el amor nos espera dos versos más bajo.

Poder escribir,
amar y dar un verso,
no vale de nada
sin cuaderno pautado de madre
que señala con su acento
cada verso
(más allá )
( del verso)
(más acá )

jueves, 19 de febrero de 2009

Your body alone, yes, your body alone.

Your body alone, yes, your body alone.
Your body alone
And the light that filters through the blinds
Destroying the dream of your brow
Your body alone, yes, your body alone.
Your body alone
And the men that shout at you
Among the cement and rubble
At night and in the days that follow.
Your body, yes, your body.
Your body
And the answers that the shirt,
With the tie I do not wear,
Gives to this fugitive life
In the dawns broken
By the song of an irradiated cockerel.

My body alone, yes, my body alone.
My body alone
Or the day dreams of your cheeks
Or the lips of the perliferate oyster.
My body alone, yes, my body alone.
My body alone
Or your unimaginable hands
On my breast, drowned by depression
From the streets that don’t lead me to you.
My body, yes, my body.
My body
Decomposed in the tomb to be
Made present
In the oblivion of your nights…
And my hands…
So useless.

Your body or my body
Both lost in insensitive unions
In whitewashed, alcoholic amnesias.
Your body and my body,
Encased in beds of granite
Polished with the beak of a seagull
And chiselled with an otter.
(Its blood translucent on the stones and cement)

And you asked for oblivion.
Northern lights that fall upon my hands
Extended
; and you asked for death,
Dawns that fade before being born
; but your hands and your hair
Never forgot the smile
That fled from the photograph,
Robbing it of its colour.

(Translation by Mark Anderson)

miércoles, 18 de febrero de 2009

Alone

Alone
I am watched by window panes and blinds
Alone
I discount accounts in a string of lies
Alone
Find me a dog for the road
Alone
Two drunks hit me about the head
Alone
Ask the crocodile tears
Alone
Laugh, laugh you bastards
Alone
Superfluous smile of the clouded fog
Alone
Tease me from the throne of ambiguities
Alone
Death already knows my name
Alone
Two thousand seagulls over your/my spoils
Alone
Love rockets into space
Alone
Solitude accompanies me to the banister
Alone
Lend me a cape then kiss me on the teeth
Alone
I look for you in the tenderness of my stiffened fingers
Alone and emptied of solitude
Alone

martes, 17 de febrero de 2009

Alone

Alone
One point
Life in the water of this glass
Alone
Blue
Mountain of separated bodies
Alone
Asperity
The cement and the stiff fingers
Alone
Death
Pupils with a dewy twinkle
(Translation by Mark Anderson)

lunes, 16 de febrero de 2009

Desert

Desert.
Souls, worm-eaten by the sky
And doves stencilled onto the embankment
Search out other solitudes,
Faded
Where their thoughts nest.

Desert.
Souls of five thousand silences
And 20 processions of darkness
Mark out circles without radius
Where calcium is catechism.

Desert.
I shall break open the foundations and our youth
And, shaking them up
Over castles,
I shall build verses without frontiers
And passages of death towards the summit.
(Translation by Mark Anderson)

viernes, 13 de febrero de 2009

Esta noche

Esta noche
te voy a descorrer el cuerpo
y dejaré bajo tu piel
la esencia del silencio.
Y si aún no tienes sueño
te silbaré sobre la frente
para que el recuerdo olvidado
sea el olvido del recuerdo.

Esta noche
te voy a descubrir mis manos
y serán mariposas de papel
sobre las que escribir tu nombre,
si aún no tienes sueño;
y si aún quieres nombrarme,
aunque no te quede viento en los ojos,
mientras tenga esencia de verso,
habré de descorrer tu cuerpo
y dejar bajo tu piel
la tarjeta de visita de mi cuerpo.

jueves, 12 de febrero de 2009

Rocío, tráeme la tierra de tus sombras

Rocío, tráeme la tierra de tus sombras,
la semilla de tus recuerdos,
el río de tus lagunas rendidas
sobre las calvas de los calvos calvos.

Son esas flores de tu silencio (mi silencio)
y los ojos que no te han de predicar
en los de cada sol
(Dios, si hubiera soles)
pero me describen el círculo
y abarcan abanicos de tu frente.


Y yo (Dios) y yo (Dios)

Rocío, tráeme la frente derruida
las manos caídas,
los versos retirados,
las palabras sin sentido.


Siempre hay un valle de silencio;
allí,
donde el dolor es incisión o nacimiento
donde se deshace la vaguedad
y se construye la otredad
del
nacimiento.


(A veces, hay manos para la belleza
y dolor en las uñas para tus lunas:
la luna lo mira mira, la luna lo está mirando)

miércoles, 11 de febrero de 2009

Imposibilidad de la escritura

Imposibilidad de la escritura

Cuando corren las manos
pero sigue habiendo cemento en la cintura
y dioses anidados de mariposas en los voladizos

Entonces, morían las amapolas infartadas
las bocas del silencio
los labios del sexo
la lengua del transbordador
los dientes de la escarcha silenciosa y penetrante

Ahora, entrarán por oídos desvirgados
donde ya no anida el rocío de las telarañas
di ta mi
na das ;
la pérdida del cansancio;
el cansancio que nos sabe huir (desconocido)

Sólo nuestros cuerpos extinguidos
donde los latidos han dejado de pentagramear
el silencio
y las mentes corren en la desesperación del ..........

martes, 10 de febrero de 2009

Son las hojas verdes

Son las hojas verdes
que devoran los intestinos
donde el dolor
es diferente
y
los dedos
no pueden matar
al tumor asesino
Son los años ancianos
que pierden la sangre
en la cara
y
los amaneceres
que le quedan
a sus cabellos

lo que se nos va
clavando
en el centro
de las
manos

lunes, 9 de febrero de 2009

Vosotros que aún tenéis vida

Vosotros que aún tenéis vida
y las estrellas con su mala suerte
de espejo roto...
Y todos aquellos que se vuelven
al río o al género femenino
de las cigüeñas.

Vosotros sin un labio que
sepa romper los cristales del cemento
y las agujas-perlas de la caverna...
Y todos aquellos que no me escriben,
la piel del silencio que no predica
ni los ruegos ni el cansancio...

Traed, ahora, una mano retirada
para el lomo del desierto
que nos derrúe con los recuerdos
de una ciudad recién cimentada
en el cieno de los recuerdos...
sin cemento ni aceras.
Tampoco quedan cristales...
... ni serpientes ... ni un metro ...
para el recuerdo ...
sin cemento... ni aceras.

domingo, 8 de febrero de 2009

Necesitaba un papel y un bolígrafo

Necesitaba un papel y un bolígrafo
y ahora tengo en mis manos
un rayo
que hiende un fragmento
de amanecer

Necesitaba un papel y un bolígrafo
y ahora escribo estos versos
bajo esa luna alcohólica
que se va bebiendo
los sueños

Necesitaba tenerte aquí,
pero sólo me resta
la intensa compañía
de la soledad que me vacía

Necesitaba tenerte ahora,
pero sólo me queda
mi propia presencia
tras el humo
y el lomo desgarrado
de esta noche

Quiero romperme,
poner fiebre en estos versos,
perderme en la noche
y volver, como todas las madrugadas,
a tu cama donde
el amanecer
no tiene mayor consistencia
que un sueño.

sábado, 7 de febrero de 2009

El niño y el tranvía

Subes las cuestas de la noche
para acunarlo en cocheras
donde ya no habitan silencios
ni ratas.

Sabes de las gotas de sangre en las aceras
y de su cabeza en el raído
donde se posa la tempestad
de sus dibujos animados.

Y ya llegas a terminus.
Él se deja ir al fondo del sueño
y tú lo arropas con tu frialdad de
hojalata.
¡Apóyate en mi sueño de escaleras
si antes te colgabas de mis venas
de tranvía viejo y roto!

Pero ahora me llevan sin tus manos,
ferralla, ferralla,
para desoírme en avenidas,
para que no riegue de sangre
los adoquines arrojadizos.

Pero él te ama en el retorcimiento
descampado.

Sigue durmiendo en asientos
raídos
arropado con las ratas del no-silencio
y los cristales secos del tejado.
¡Duérmeme, duérmeme,
duérmete en silencio,
rozando, duérmete!

viernes, 6 de febrero de 2009

Te encontré en las avenidas
con rastrojos de farolas
y luciérnagas de neones
pero no quisiste los ojos
donde anida el cansancio de los ojos
y los ojos.

Me llevaste a los bancos sin aceras
para que no hubiera labios
para el cansancio
y sean las manos
cierta sordera del regazo.

Aún dormían los celacantos
y ya se habían huido los babuinos
con sus esencias de extrañeza.
Aún dormían los anélidos
y ya se habían sentido los escalofríos
con sus formas de hipocampo.

...Y me intestaste morder los hombros
para que no hubiese cansancio.
Yo, después de todo, me atornillo la cabeza
y me siento en la barra del silencio
para adivinar los ciales
que no se escriben en los márgenes
de mi escritura... tus ojos.

jueves, 5 de febrero de 2009

... Y yo sigo escribiendo a las farolas

... Y yo sigo escribiendo a las farolas
porque son ojos de niebla,
apenas impresiones
de neones que no saben desescribirse.

... Y yo sigo amando desde avenidas
cuando las hiedras son muerte
y ya sólo quedan versos
que no saben de la vaguedad.
... Y yo sigo muriendo en las piernas
sin que tú tuvieses ojos para los futuros
ni vida con los labios y sin su (ella) mano.

... Y porque no quedan amaneceres
ni luces
ni desesperación
ni la sombra de los cipreses
ni los cipreses sin sombra
ni el amor sin-ti(endo)
ni la esperanza
ni las piedras.

... Y yo me desespero con los dedos
que no han de llegar a las cuencas
ni los ojos de la belleza.

... Yo me desescribo desde la punta de la lengua
que no ha de llegar a los ojos
ni al dolor de las extremidades
que se implanta en el cansancio

... No ...

Sigue los ojos

Ellos os llevarán al límite de los ojos
A Nosotros ya no nos quedan nombres ni bautismos
Y ahora me entierro en los relojes
que ya han perdido su manazas
y horcas para cuellos y sensaciones.
Después quizá venga el cansancio,
pero la muerte ya ha escrito su misión
en el pecho
(Dios mío, aquel pecho)

miércoles, 4 de febrero de 2009

No dejéis que se claven en los ojos las macetas

No dejéis que se claven en los ojos las macetas
ni que las papeleras de lluvia
traigan sus cataratas de cordura
donde las semillas de mostaza
nos recuerdan los espejismos.

Traednos las bombillas luciérnagas
que no pierden el marco de los paisajes
ni las manos desteñidas
en las mentes de los ordenadores.

(La luz y las sombras que no existen en el cemento)

Traednos los amaneceres rotos
que pierden la tendencia gótica de las pirámides
y los ojos de los desiertos
en los lomos de los espejos.

No dejéis que se claven los ojos en las macetas
ni los espejismos de los espejos
con su mala suerte de siete años (las arañas amortajan
para recordarnos el nombre de los tejados el aire)
y la pendiente de las azoteas sin barandas.

martes, 3 de febrero de 2009

Mañana, tras el sueño

Mañana, tras el sueño,
ya no serán mis manos
los espejos de los relojes
ni los calendarios quemarán
los ritmos
para que corran las mareas.

Mañana, tras el sueño,
ya no veré los torbellinos
de mi mente
que huían hacia el norte
donde el Shannon
me enrolla en sus meandros
con tu pelo.

¡Ya no quiero dormir!
Ahora busco la ausencia de tus dedos
en mis labios.
Ahora húndeme en tu vaguedad.
Ahora no quiero el sueño.
Ahora poetízame
sin que para ello mueran las gaviotas
que traen el sonido
de las rompientes.

lunes, 2 de febrero de 2009

La muerte

La muerte

hubiera podido ser hermosa

en el jardín

de tus labios y mis manos

pero

la vida

encontró

un muro de mariposas

contra el cual los gritos

chocaban

en su trayectoria ascendente hacia

la cumbre.